Cuida la salud de tu columna con la osteopatía

El cuello es una de las zonas del cuerpo donde se acumulan más tensiones. Al contracturarse sus músculos, ya sea por malas posturas, tensiones provocadas por emociones no expresadas, bruxismo, al apretar los dientes, accidentes o shoks, las vértebras cervicales compensan esas tensiones musculares modificando su posición, rectificándose, inclinándose hacia un lado, desplazándose hacia atrás o adelante, perdiendo espacio entre una y otra llegando a pinzar los discos intervertebrales y generando presión sobre las arterias que llevan sangre hacia la cabeza, sobre las venas que traen la sangre hacia el corazón y sobre nervios que van hacia el cuello, los hombros, brazos, diafragma (músculo de la respiración) y hacia algunos músculos de la espalda. Esto puede provocar dolor de cabeza, mareos, dolor en el cuello, artrosis, disfonías, anginas y a nivel energético un bloqueo entre el corazón y la mente.

la salud de la columna gracias a la osteopatia

Las vértebras también pueden modificar su posición por golpes, latigazo provocado por un choque u otro tipo de accidentes. Estas causas son las más comunes pero no son las únicas.

Cuando interviene la osteopatía

El tratamiento osteopático ayuda a que las vértebras recuperen su espacio, movilidad y libertad, sin intervenciones o maniobras bruscas (en las que el miedo está presente causando, muchas veces, más tensión). Es un contacto suave y respetuoso en el que incluyo el trabajo sobre las fascias y músculos del cuello. Si aún conoces bien que es la osteopatia, puedes encontrar una buena definición en esa página. Sabrás perfectamente qué hace un osteópata y cómo puede ayudarte en un ámbito más general. En el artículo de hoy, nos centraremos en la zona de la columna vertebral.

Las vertebras torácicas

Son 12, se articulan con las costillas y tienen relación con: la tráquea, el esófago, el corazón, los pulmones, la vesícula, el hígado, el estómago, el páncreas, el duodeno, el bazo, las glándulas suprarrenales, los riñones, el uréter y el intestino delgado. En esta imagen, puedes ver dónde están y cuáles son.

Cuando alguna, o varias de estas vértebras, cambian su posición por mala postura, golpes, artrosis, artritis, escoliosis, sifosis o contracturas musculares, por nombrar algunas de las causas, además de provocar malestar en la zona dónde se encuentran, es probable que también esos cambios se vean reflejados en las vísceras con las que se vinculan. También el origen de la lesión puede ser un órgano y que ésto provoque un cambio en la/las vértebras.

A través del tratamiento osteopático es posible que las vértebras recuperen su posición, movilidad y libertad, previniendo, además, compensaciones futuras.

Al ser muchas vértebras, también son varias las esencias que puedo elegir para acompañar el tratamiento, pero hay una muy armonizadora para la columna en general: la esencia de Delfín. Las gemas para esta región del cuerpo son: malaquita, cuarzo y cuarzo rosado.

¿En qué más nos puede ayudar un osteópata?

El osteópata debe de valorar todas las condiciones del paciente, desde su estructura corporal (tejidos, adiposidaz, movilidad articular, capacidad elástica y calidad del conjuntivo, toxemia, estado general del paciente, alimentación, hábitos, entorno físico y psíquico, condiciones ambientales, drogas y medicamentos…) para tener un contexto del paciente y cómo éste de adapta a su entorno general. Con todos esos datos el osteópata puede entender de alguna manera los síntomas y las condiciones generales del individuo sin llegar solamente a valorar un estado sintomático que por sí solo no vale para nada. Aquí radica la diferencia más importante con respecto a la ortodoxia dado que la medicina “oficial” sólo se preocupa de los síntomas e intenta erradicarlos para supuestamente un estado de bienestar del paciente pero toda la responsabilidad radica en el medicamento y ninguna en el médico ni en el paciente. La osteopatía es el camino por el que el terapeuta ayuda al paciente en su proceso, pero siempre es el paciente el que se cura; por ello debe de tomar las riendas y la responsabilidad de su vida cambiando aquellas cosas 8entorno, hábitos, alimentación, ejercicio….) que influyen en su adaptación a las circunstancias que vive.

Así la osteopatía es una medicina global que se aplica a cada individuo de una forma personalizada; no existen protocolos ni etiquetas; no trata enfermedades sino Personas.

Cómo adelgazar cuando tienes diabetes

Cuando se sufre de diabetes, es de vital importancia el mantener un peso corporal acorde con la estatura y la edad, ya que la obesidad puede generar complicaciones a cualquier persona en la salud, pero mucho más a un paciente diabético.

dietas

Lo primordial es controlar la cantidad de comida y acompañar la dieta con una buena rutina de ejercicios, para ayudar a quemar grasas, consumir calorías y de esta manera mantener una constante en el gasto calórico del cuerpo, de modo que el metabolismo se estabilice y se cree un patrón de funcionamiento que, a la larga, solo necesite la cantidad de alimento justo para funcionar adecuadamente. Siguiendo estas recomendaciones se puede conseguir un peso ideal sin aumentar el riesgo de complicaciones ni hacer mucho sacrificio:

Primero: se debe planificar un cambio en la rutina alimenticia pero de manera progresiva, en lugar de hacer un tajante cambio que produzca recaídas por abstinencia y ansiedad. Este plan consiste, en hacerse un cronograma que incluya las horas de comer, la cantidad que debe tener cada porción y los tipos de alimentos a incluir. Una buena idea puede ser este que podemos leer  aquí http://www.thefoodishorrible.com/dieta-de-la-pina/

Segundo: preparado el cronograma, ponerse al corriente con el peso corporal, tomar nota del día y hora en que se tomó, para colocarlo como punto de inicio. También con una cinta métrica, verificar las medidas para asegurarse no solo de que la meta es perder peso, sino también moldear la figura ya que así también se ayuda al aparato musculo-esquelético para que la actividad física no cause impactos, fatiga y disfuncionalidades póstumas.

Tercero: iniciar la dieta preferiblemente en lunes, de modo que se pueda elaborar un calendario semanal, con un menú lo más diferente posible cada día, sin dejar de incluir cada tipo de alimento por lo menos en una de las comidas de la jornada.

Cuarto: iniciar la actividad física cuando haya disminuido la fatiga y haya comenzado la pérdida de peso, el objetivo de esto es que en lugar de sintetizar las grasas y carbohidratos adicionales acumulados, se vayan a convertir en tejido que luego los músculos utilicen para un mal crecimiento. Sino, que más bien, sea un mecanismo de calentamiento y desecho de toxinas.

Quinto: tener especial cuidado de los niveles de glucosa constantemente, realizar la medición de ser posible, a diario y si no por lo menos cada 3 a 5 días.

Sexto: si se llega a tener síntomas de fatiga, mareo, visión borrosa y problemas digestivos, lo recomendable es acudir de inmediato al médico y suspender la actividad física, buscar un profesional de la nutrición para que oriente en la mejor opción dietética.

Cuatro formas de recuperar la magia en la pareja

La vida de la pareja pasa por muchas situaciones, hay momentos de verdadero frenesí y desenfreno mientras que en otros momentos la monotonía, la rutina e incluso la desilusión inundan la pareja, pero te dejo un link por si quieres saber más sobre cómo reconquistar a tu pareja http://amor10.com/como-reconquistar-a-tu-pareja/

Si quieres recuperar esa magia del principio, ese encanto, esa ilusión, mantente atenta a las siguientes ideas, seguro que te ayudan a recuperar ese fuego que teníais en los comienzos. Hoy te contamos cuatro formas de recuperar la magia en la pareja.

magia-corazones

Haz cosas diferentes. Rompe con la monotonía

La rutina es el principal enemigo de la magia en una relación. Cuando las parejas llevan tiempo conviviendo juntos sienten que lo que antes le hacía ilusión, ahora ya no. La mejor forma de evitar que esto se produzca es hacer cosas diferentes: salir a cenar fuera, organizar un viaje, una escapada de un fin de semana, cualquier actividad puede servir si os ayuda a recuperar la llama.

Dedica tiempo a tu pareja

Quizás el motivo de que hayas perdido la ilusión por hacer cosas con tu pareja se deba a que ya no pasas tiempo con él o ella, para ello es importante que compartáis aficiones, que te intereses por sus gustos, que sienta que te tiene ahí y que eres su compañera tanto en la vida como en los hobbies, y si por determinadas razones no compartís aficiones, dedicaros tiempo mutuamente a escucharlos, a saber cómo os ha ido el día, qué os pasa por la cabeza, charlad, compartid conversaciones.

magia-baile

Sé creativa

Como en el punto uno, ser creativa también es una forma de romper la monotonía, prueba a hacer las mismas cosas que hacéis en pareja pero de un modo diferente. A veces la monotonía llega porque hacemos siempre las cosas de igual manera y nos acostumbramos y nos acomodamos.

Prueba a ser creativa, incluido en la cama, se positiva, valora a tu pareja y trata de conseguir su felicidad, eso te hará a ti ser feliz y le forzará a él o ella a hacer lo mismo contigo.

Pide perdón y perdona

Si se cometen errores hay que saber pedir perdón, no dejar que las cosas se olviden, tu pareja debe saber valorar que has cometido un error pero que te sientes arrepentida y quieres volver a restaurar su confianza, lo mismo debe ocurrir al contrario. Una buena forma de recuperar la magia es saber que podéis perdonaros y que vuestro amor está por encima de errores puntuales.

Combatir los trastornos del sueño

Combatir los trastornos del sueño es una manera de luchar contra un desajuste que tenemos y que nos puede perjudicar seriamente en un momento futuro determinado. Dicho esto, es bueno que sepamos de qué forma vamos a disponer del tiempo y de los recursos para hacer frente a esto tal y como nos gustaría.

¿Qué podemos hacer para combatir los trastornos del sueño?

Son muchas las personas que se encuentran con problemas para combatir los trastornos del sueño. Querer dormir y no poder hacerlo o cuando lo hemos conseguido no descansar como es debido es algo que puede aturdirnos y destrozarnos de cara a todo aquello que tengamos que hacer al día siguiente.

Combatir-los-trastornos-del-sueño

Si eres de los que se encuentra en alguna de las situaciones en las que no podemos controlar ninguno de los impulsos que nos permiten dormir como necesitamos lo mejor es que busquemos las medidas para que poco a poco, podamos alcanzar nuestro objetivo que se convierte en estar bien y poder disfrutar al máximo de las horas en las que estamos despiertos.

Hoy en día contamos con muy buenas alternativas para volver al descanso gracias a que hay profesionales de la mente que hacen estudios resueltos sobre cómo podemos dormir y de qué manera vamos a ganar con respecto a cada uno de los métodos en los que nos inspiremos.

¿Son buenas las terapias para combatir los trastornos del sueño?

Si nos ponemos a pensar en las terapias para combatir los trastornos del sueño que se han ido exponiendo en diferentes clínicas o incluso, aquellas en las que confían los denominados gurús del terreno, veremos cómo cada vez dan más resultado para individuos de todas las edades que te hayas podido imaginar.

Maneras-de-dormir-bien

El sueño como tal es necesario y todas las personas tratan de descansar bien cuando se van a la cama o necesitan estar activos para lidiar con todo aquello que tengan que hacer al día siguiente. Dicho esto, es interesante que siempre que veamos a algún grupo que haya recomendado X estudio, puede ser el que nos venga bien a nosotros y podamos desde aquí, estar mucho más cómodos con todo aquello que tengamos que batallar.

Anotado todo esto, es interesante saber qué las terapias para combatir los trastornos del sueño sí son buenas y por regla general, es algo que muchas personas tiene en mente cuando no puede dormir y siente que tiene que hacerlo en un periodo de tiempo breve.

¡No lo dudes! Si estás angustiado porque no puedes dormir o te sientes algo abatido, lo mejor es que busques a un buen especialista que te ayude con el agobio de la falta de sueño y que puedas seguir disfrutando de tu vida como siempre.

¿Por qué la dieta?

Cerca del noventa por ciento de mis pacientes adultas obesas han sido adolescentes obesas. Tras quince años de observar sus esfuerzos por perder peso, y después de escribir el libro Cómo aplicar una dieta femenina, decidí que mi siguiente proyecto sería un blog destinado a las adolescentes. Gracias www.comoperderpeso.es que me sirvió de inspiración.

super dietas para perder peso

Al pasar de cierta edad (hacia los veinticinco años) resulta muy difícil controlar el exceso de peso, por eso he escrito este blog, a fin de ayudar a prevenir ese exceso.
Mi intención es aconsejar y animar a las chicas que tienen problemas de obesidad. Yo misma fui una adolescente obesa, y sé lo difícil que es superar todo lo que se le viene a una encima entre los doce y los veinte años.

Desde luego, yo me crié en una época en que no se daba tanta importancia como ahora al hecho de estar delgado, pero, aun así, ser obesa no era agradable en absoluto.
Entonces no había vestidos amplios, cinturones elásticos ni salsas de dieta. Cómo odiaba esos vestidos estilo princesa y esas ensaladas con vinagre o zumo de limón. Y cómo odiaba oír decir a la gente, especialmente a mi madre:

Qué bonita estarías con sólo que perdieras cinco kilos.

(Medía 1,60 metros y pesaba unos 60 kilos.)
Igual que muchas de mis pacientes, intenté vanos métodos para adelgazar, normalmente dietas drásticas y poco racionales. Siempre terminaba con las mejillas hundidas y con ojeras, pero las rodillas seguían igual de rechonchas y las piernas igual de gruesas.

Mi primera dieta consistió en tomar únicamente huevos y leche descremada, mezclados. Era horrible. Con la segunda dieta podía comer doce naranjas al día y una sopa hecha de col, tomates y zanahorias, sin sal. Sólo conseguí debilitarme. Entonces probé una «dieta equilibrada» envasada, liquida, preparada con leche. Me provocó terribles dolores de estómago por la formación de gases, y quedé inutilizada durante dos semanas. Finalmente asumí que hacer régimen significaba una agonía.

Todo habría sido diferente si…

  • 1) ¿Por qué yo? ¿Qué hice para merecer mi peso? En realidad, no como tanto.
  • 2) ¿Todas las dietas son iguales? ¿Cuál es la mejor a mi edad (entre doce y veinte años)? ¿Necesitaré otra distinta dentro de cinco años?
  • 3) ¿Qué conocimientos debería tener acerca de nutrición y ejercicio físico para poder tomar decisiones sobre la forma en que he de adelgazar?
  • 4) ¿Cómo puedo hacer régimen sin matarme?
  • 5) ¿Qué me va a pasar cuando haga régimen? Y ami cuerpo? ¿Ya mi mente?
  • 6) ¿Cómo será mi vida si adelgazo? ¿Cómo reaccionará la gente? ¿Tendré que hacer régimen durante toda mi vida?

Hoy en día, muchas jóvenes todavía se hacen las mismas preguntas. Pero ahora, en lugar de no haber información, hay una increíble cantidad de mala información, y ser delgado ya no se considera conveniente, sino una necesidad, una forma de vida.

Las madres se debaten constantemente entre el deseo de que sus hijas sean superdelgadas y la preocupación de que estén bien alimentadas. Así, en un extremo nos encontramos con padres que obligan a sus hijas a llevar a cabo dietas que no tienen en cuenta los requerimientos nutricios adecuados para una adolescente en edad de crecimiento. En el otro extremo existen padres que se encuentran ante un grave dilema: ¿cómo negar el alimento a su hija? ¿Cómo pueden animarla a que deje de comer cuando han trabajado tanto para darle todo lo que quiera?

Claro que quieren sentirse orgullosos de I’ figura de su hija, pero sienten pánico de que una dieta ponga en peligro la salud de su hija o de que ésta sufra demasiado. Tienen buenas intenciones, pero suelen estar confundidos y mal informados.

Come mucho pero no engordes

Si una tiene tendencia a engordar, eso es imposible.
Estamos rodeadas de presiones. Todas las revistas publican nuevas dietas, y muchos periódicos tienen una sección dedicada al control del peso.

Pero con el aluvión de dietas locas y de propaganda sobre dietética que se da en nuestra sociedad, es vital para una chica aprender a hacer elecciones inteligentes, estar bien informada sobre cómo perder peso, cuándo interrumpir una dieta, y cómo afrontar los problemas que surgirán inevitablemente en casa, en la escuela, con los amigos y, sobre todo, en su propio cuerpo.

Tiene que entender por qué engorda y cómo puede prevenir esta tendencia que puede interponerse en su felicidad y su éxito en años venideros.
Las chicas adolescentes necesitan su propio blog sobre dietética. Hemos de recordar:
Las chicas no pueden seguir la misma dieta que su madre, porque el cuerpo de la adolescente todavía está cambiando y tiene distintas necesidades.

Las chicas no pueden seguir la misma dieta que los chicos, porque ellos pueden adelgazar mucho más fácilmente. En efecto, los chicos lo tienen fácil.
Los chicos pueden perder su grasa de niños. Las chicas no.
¿Recuerdas a aquel niño rechoncho que se sentaba a tu lado? A los diez años era el doble de gordo que tú. Pero a los catorce se ha vuelto alto y delgado. Mide 1,70 metros, mientras que tú, por algún motivo, te quedaste en 1,62.

Quizá te has dicho a ti misma:

No estoy demasiado gorda, sólo soy baja.

Lo más probable es que ya no crezcas mucho más. Y no sólo no podrás librarte de la grasa que adquiriste de niña, sino que además verás cómo afea ciertas partes de tu cuerpo. Quizá si te hubieras dado cuenta a los once o doce años no hubieras tomado tantos pastelitos de chocolate, helados y batidos de vainilla.

Los chicos pueden comer el doble que las chicas, quemar el doble de energía al hacer las mismas cosas, y perder peso con rapidez. ¿Quién no ha visto a su padre y sus hermanos devorando enormes cantidades de comida sin ganar ni un kilo? También se les ve perder fácilmente cuatro o cinco kilos con sólo dejar de comer postre.
Los chicos pueden arreglárselas siendo gordos.

Las chicas no. Las chicas tienen muchas más dificultades sociales si son obesas. ¿Te has fijado alguna vez en algún jugador de rugby? Tienen las piernas macizas, gruesas cinturas y enormes traseros. Me gustaría ver una chica que fuera tan popular con un trasero como ésos.

La naturaleza no siempre es justa. Es excitante ser mujer en unos tiempos en que hay mayor libertad e igualdad de oportunidades, pero en términos de adelgazamiento siempre nos encontraremos con muchas más dificultades que los hombres. Las chicas tienen por naturaleza el doble de grasa corporal; y en lugar de quemar el exceso de calorías como hacen las hormonas masculinas, las femeninas se dedican a acumularlo. Las normas sociales exigen todavía que las mujeres compren y preparen comida para alimentar a la familia.

Cuando a un niño le regalan un camión, a su hermana le regalan una cocina de juguete. La asociación de la mujer con la comida es larga y traicionera.

Cuando se es significativamente obesa, los años de adolescencia y juventud pueden ser los más críticos de la vida; o se cambian los hábitos alimenticios y se hace un esfuerzo por crear nuevas prioridades y una nueva imagen en un mundo de alimentos irresistibles pero que engordan, o bien se sigue igual hasta que se sea adulta, con distintos y más difíciles problemas dietéticos.